Actualidad

He sentido mucho el fallecimiento de Paco. Me han venido recuerdos de estos últimos cincuenta años que he ido haciendo y deshaciendo cosas con él. Al principio con “El Retablo de Maese Pedro” y “Bastián y Bastiana”. Aprendiendo, acompañándole en las giras y compartiendo la idea que me transmitió de como el muñeco tenía que ser perfecto para moverse en escena

Recuerdo cuando asistí a Festivales con sus hijas y su mujer, más tarde en la Pradillo. Después el curso que nos impartió durante 6 meses preparando juntos “La Noche” de Montserrat del Amo, en su taller de Getafe.

Y siempre con esa búsqueda crítica de cómo hacer las cosas, cómo llegar a la sutileza y la perfección del espectáculo.

Qué maravilla ver esos movimientos de Bastián cuando se declaraba a Bastiana. O el caballo y Don Gayferos en El Retablo. Nos dejaba a todos embobados.

Todo lo que Paco ha realizado es una obra de arte y aunque en vida solo ha sido reconocido por algunos titiriteros, espero que ahora lo pongan en el sitio que se merece.

Juan Muñoz, director de La Tartana Teatro