Contenidos

Unima Internacional

Toda la información de Unima Internacional en http://www.unima.org

La crónica de la Unima (Asociación Internacional de los Marionetistas) comienza en Praga, Checoslovaquia, el 20 de mayo de 1929, con ocasión del Quinto Congreso de Marionetistas Checos, acontecimiento al que fueron invitadas personalidades de Bulgaria, Francia, Yugoslavia, Alemania, Austria, Rumania y Unión Soviética.

En esta atmósfera amistosa surgió la idea de fundar una Asociación Internacional. La Unima (Unión Internacional de la Marioneta), muy rápidamente, pasó de ser un pequeño grupo de amigos a convertirse en una organización mundial. Hay que señalar, en el marco de la historia de las culturas, que la Unima ha sido la primera estructura internacional del mundo del teatro.

Los primeros miembros de la Unima no pudieron mantener por mucho tiempo la frecuencia de sus encuentros: después de Praga, hubo una reunión en París, también en 1929, posteriormente otra en Lieja en 1930. Pero la siguiente en Ljubljana en 1933 fue la última antes del estallido de la segunda Guerra Mundial en 1939. Sin embargo ni siquiera la guerra consiguió romper las relaciones establecidas entre los marionetistas. Incluso si los encuentros tenían que organizarse en secreto, urdidos por los medios más insospechados, eran necesarios para mantener los contactos vivos. Es por tanto “la prueba de fuego” de este periodo bélico que sirvió como prueba de la fuerza indestructible y de la solidaridad que ha caracterizado a los inicios de la historia de la Unima.

Es en 1957, una vez más impulsado por los checos, cuando tiene lugar el primer encuentro de la Unima después de la guerra. En el Congreso de Praga, las actividades de la Unima fueron relanzadas y este acontecimiento puso fin a la “guerra fría”, por lo menos para los marionetistas. La Unima, desde sus inicios, ha sido una organización fuera de lo corriente: se ha esforzado por aplicar los principios democráticos de acuerdo con sus estatutos sin perder jamás su carácter humanista y amistoso, y ello siendo capaces siempre de tomar las decisiones importantes necesarias para la realización de sus proyectos. Esto no ha sido siempre fácil, particularmente en la Europa dividida entre el Este y el Oeste a partir de 1945. La fuerza de la Unima radica y pasara a la historia por esta capacidad para elevarse por encima de todos estos problemas.

En el curso de los años sesenta, una nueva generación de miembros de la Unima ha establecido nuevas reglas de funcionamiento de la Unión. Nuevos estatutos permitieron la creación de Centros Nacionales y de Comisiones Internacionales que tomaron a su cargo el desarrollo de las distintas actividades de la Unima. Así pues y debido a su propio crecimiento, la Unima se ha transformado de un grupo de amigos en una organización moderna y eficaz.