Ideas para el Congreso de Unima – Festival Mundial de Tolosa-Donosti 2016

Toni Rumbau Serra

Tras leer la reflexión de Miguel Arretxe sobre el Congreso 2016, no puedo más que sumarme a su opinión sobre la importancia del evento, por lo que procedo a dar mis opiniones al respecto.
Tuve la suerte de asistir al Congreso de Chengdu (no fui como congresista sino como periodista de la revista Titeresante, gracias a la ayuda del Instituto Ramon Llull y a una ayuda de la misma Unima Internacional a la revista) y de participar modestamente en el equipo que propuso la candidatura, compuesto por el Secretario y la Presidenta de Unima Federación España, el director artístico del TOPIC, el alcalde deTolosa y varios representantes políticos de Donosti 2016. Es asi como pude comprender la importancia de este tipo de eventos, por el que la candidatura de Tolosa-Donosti tuvo que competir fieramente con la ciudad de Ekaterinburgo. Para los rusos, perder la competición fue un golpe terrible, de aparentemente funestas consecuencias políticas para nosotros insospechadas, tal era la importancia que las autoridades de la ciudad daban a la realización del Congreso de 2016. Lo vimos al constatar el abatimiento de los representantes rusos, que se esforzaron en dar la nota más alta, y que sin duda temían su regreso como derrotados. Ganó la propuesta de Tolosa/Donosti, un éxito singular de Unima Federación España y del TOPIC, que lideró con sus ideas y su logística la operación. Como puede verse, la contienda fue muy reñida aunque noble y con los buenos modos propios de este tipo de competición.
La responsabilidad, pues, que ha recaído sobre Unima Federación España y sobre el TOPIC es realmente de envergadura, pues debe satisfacer las expectativas creadas, sabiendo que muchos se lo van a mirar todo en lupa y con los ojos muy abiertos a cualquier fallo, carencia o detalle criticable.
Pensando sobre el asunto, se me ocurren algunas ideas, que ya expuse a los responsables del TOPIC así como a los representantes de Unima Cataluña, y que amplío ahora y pongo sobre la mesa a modo de aportación-propuesta.

1- Ampliación del concepto patrimonial de los títeres. Pensando en cómo conseguir una nota alta en la presentación del patrimonio titiritero ibérico (creo que es voluntad de la organización plantearse el evento desde la perspectiva geográfica de la Península Ibérica, lo que me parece muy acertado, pues siempre he creído en esta unidad-diversidad cultural marcada por las costas marinas más el tapón de los Pirineos) y teniendo en cuenta que dicho acervo, tomado desde la perspectiva puramente titiritera, aun siendo importantísimo y de un gran valor artístico-cultural, no es comparable al de otros países poseedores de más tradiciones y restos patrimoniales, se me ocurrió que una buena idea sería la de abrir el patrimonio estrictamente titiritero a la gran riqueza icónica-festiva que tenemos en la península de Gigantes, Cabezudos, Bestias Festivas, Mascaradas y otras figuras grandes y pequeñas de calle que suelen usarse en las fiestas populares.
Estamos hablando de títeres de calle, de uso no teatral pero sí dramático-festivo, que no se mueven con parámetros profesionales sino por el empecinamiento y el voluntariado de los lugareños de las distintas localidades donde se encuentran. En zonas como Cataluña, Aragón y Valencia (desconozco las otras regiones), el fenómeno de los grandes títeres de calle ha tomado dimensiones realmente extraordinarias, con un rigor, un apoyo institucional, unas redes de conexión y de encuentro, y un modus operandi que ya quisieran muchos grupos profesionales. Prácticamente cada día del año en un lugar u otro de la geografía española y del sur de Francia, hay encuentros de gigantes y del Bestiario Festivo (dragones, toros y caballos de fuego, diablos, águilas, y otros muchos seres fantásticos), y en muchos lugares su presencia en las fiestas populares se ha convertido en algo normal y obligado. Sobre las fiestas de fuego y de diablos de Cataluña y Valencia se inspiraron grupos como Els Comediants, los Artristras y otros, que han paseado sus espectáculos por medio mundo, poco acostumbrados a estos dramatismos pirotécnicos de la calle española.
Pensé que una idea muy buena sería incluir este rico acervo popular al conjunto de lo que se quiere mostrar en el Congreso-Festival de 2016, a través de:

a- Una exposición que mostrara una selección de lo más llamativo de estas tradiciones locales (por supuesto, como complemento a la gran exposición titiritera que me imagino va a realizarse).

b- Un rico catálogo que además de las tradiciones y realidades puramente titiriteras, incluyera el apartado de los grandes títeres de calle. Se podría pensar en un gran libro de ricas imágenes que incluyera toda esta riqueza icónica tan variopinta.

c- Un pasacalle con gigantes, cabezudos, diablos y bestias de fuego, a realizar en horario diurno (sin fuego) y en horario nocturno (con fuego) que fuera el pistoletazo de partida del Congreso y/o Festival Mundial, y que dejara a los invitados extranjeros –y a la población de San Sebastián– sensiblemente impactados.

Buscando respuesta a los interrogantes logísticos y financieros de una propuesta de este tipo, se me ocurrió lo siguiente:
a- Llegar a un acuerdo con las instituciones locales (cada centro de Unima que quiera participar debería pensar qué institución propia es la más adecuada) para conseguir que el transporte y los gastos tanto de las figuras para la exposición como de las que participarían en el pasacalle, fueran pagados por ellas.

b- En el caso de Cataluña, de hecho ya he hablado yo personalmente con los responsables del Institut Ramon Llull sobre esta posibilidad, para que pensaran en participar en Tolosa-Donostia 2016, sufragando una importante participación de gigantes, diablos y bestiario festivo. La respuesta obtenida fue sumamente positiva. La negociación a seguir irá a cargo de Xesco Quadras, de Unima Cataluña, quien ya se ha mostrado muy interesado en llevarla a cabo. Si aun no lo ha hecho, es porque yo todavía no le he pasado los contactos ni las ideas habladas.

c- Creo que sería muy importante que Valencia, al ser una región tan rica en Bestiario Infernal Festivo y otras fiestas de fuego (y disponiendo de un centro de Unima tan activo y diligente), consiguiera que alguna de sus instituciones viera el interés de estar en Tolosa-Donosti 2016.
Igualmente Aragón, con sus temibles toros de fuego y otras bestias que desconozco. Ignoro las realidades de las demás comunidades del país.

d- En cuanto a los Gigantes, bien sabemos cómo es de rico nuestro país en ellos, de modo que habría que conseguir que fueran las ciudades o los mismos pueblos los que quisieran estar presentes en el evento (con las ayudas antes citadas).

e- Un tema peliagudo, a nivel conceptual, es el de las Mascaradas, por el hecho de estar situadas en una zona limítrofe entre el teatro de títeres y el de actor. La máscara, para muchos estudiosos, es el paso de uno al otro, de modo que no es ni lo uno ni lo otro… Pero precisamente por este rasgo fronterizo y sabiendo que algunas de ellas son casi verdaderos títeres que el portador “se viste”, me parece que deberían estar presentes. Sobre todo para el pasacalle. La riqueza icónica de las máscaras de provincias como Zamora, León, Asturias, las cuatro de Galicia, Euskadi, y otras localidades de Portugal es extraordinaria, y una selección de las más llamativas podría ser un gran puntazo.

f- Creo que es muy importante, para llegar al 2016 preparados y buen pertrechados en nuestros logros e ideas, empezar a crear unas corrientes de opinión y a encender unos fuegos que mantengan vivas las ideas y sus líneas maestras, las voluntades y los preparativos. Y para ello, considero que quien debe hacerlo, además de los distintos centros de Unima –cuyas limitaciones son obvias, al estar integrados mayormente por titiriteros que viven de sus trabajos–, son las organizaciones que saben positivamente que van a sacar beneficios del evento, desde un punto de vista cultural e institucional. Me refiero a Museos, Centros de Títeres, Festivales y Revistas. Es decir, estructuras profesionales relacionadas con el mundo de los títeres que puedan y quieran liderar esta ola que deberá culminar en la celebración del Congreso/Festival.

g- Nuestro proyecto de triple revista Putxinel•li, Titeresante y Puppetring se encuentra en este último apartado. Para nosotros, es de sumo interés el Congreso. Y desde nuestra modesta plataforma, podemos crear una estrategia de movilización de contenidos, de ideas y de voluntades dirigidos a preparar el evento de 2016. Naturalmente, se trata de una propuesta profesional y por ello debe ser financiada. La política editorial de la revista está ya en esta línea y no dejaremos de hacerla, pues responde a nuestros objetivos, pero para poder llevar a cabo un trabajo realmente importante, vertebrador y movilizador en varias líneas de actuación (patrimonio histórico, patrimonio vivo, reportajes, entrevistas…), mi propuesta es pedir a Unima Federación España, al TOPIC y a la organización de Tolosa-Donosti 2016, un apoyo financiero explícito a la realización de este trabajo, a partir de un plan concreto de actuación para los próximos años.

2- Sobre la organización de actuaciones nocturnas durante el Festival. Se habló durante la reunión que hubo de Unima en el último Titirijai en Tolosa sobre la posibilidad de programar las noches del Festival con espectáculos de cabaret procedentes de los distintos centros de Unima Federación España. Observé muchas ganas de los presentes de participar en esta organización, aunque luego he vislumbrado una bajada de este interés debido a la lejanía del evento y a los pocos datos logísticos de que se disponen. Mi opinión es que debería ser una comisión específica de Unima la encargada de programar estas veladas, trabajando en conjunción con los distintos Centros de Unima y los responsables del Festival. De este modo, al ser una comisión focalizada en este asunto, llegaría a ser realmente operativa, que es lo que importa. Esta comisión sería la encargada primero de “calentar motores y excitar a la participación” y luego de organizar ya el programa y su logística, pensando en las necesidades de todos los participantes.

Toni Rumbau