Foto: Diego Conte Bragado

Cádiz 1930-Segovia 2018

Se aficiona al mundo de los títeres, asistiendo desde niño a las representaciones de La Tía Norica en su Cádiz natal. Estudia en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de esta ciudad.

En 1949, con 19 años, se trasladó a Madrid para estudiar Bellas Artes, ingresando en La Real Academia de San Fernando.

Su primera creación para el teatro de marionetas fue “Pascualin”, que representó con un grupo de compañeros de curso en el “Teatro de Cercedilla” en 1952.

En 1956, crea la primera versión del montaje para teatro de títeres de la ópera Bastien et Bastienne (W. A. Mozart) y funda la compañía Marionetas de Francisco Peralta con alumnos del Colegio Santa María de las Nieves y con Matilde del Amo, con la que se casaría en 1962.

En estos años se suceden las representaciones, y se van incorporando nuevos montajes al repertorio: El Romance de La Condesita (anónimo popular del s.XV), El Rey Bobo (de los alumnos del colegio), El Pequeño Trampero (cuento popular francés), El Retablo de Maese Pedro (M. de Falla), Pedro y el Lobo (S. Prokofiet), Los Melindres de Belisa (Lope de Vega), El Clérigo Ignorante (G. de Berceo), El Paso de las Aceitunas (Lope de Rueda), El Aprendiz de Brujo (P. Dukas), La Comenta (Montserrat del Amo). Entre los años 1966 y 1973 renueva los montajes de Bastien et Bastienne, El Romance de la Condesita, El Clérigo Ignorante y el Retablo de Maese Pedro. Colabora en distintas realizaciones cinematográficas como Dulcinea de Vicente Escribá, o Cabriola del Mel Ferrer.

Participa en números Festivales Internacionales dentro y fuera de España, entre ellos en el III Festival Internacional de Barcelona, con el Retablo de Maese Pedro en el XXV Festival de Música y Danza de Granada, año del centenario de Falla, en la VII Semana de Música de Cámara de Segovia y en la VII Semana de Música de Cámara del Corpus Lucense; actuando en todos ellos con la agrupación Española de Cámara de RTVE dirigida por Odón Alonso.

En 1980 empezó a trabajar como profesor de modelado y vaciado en la Casa de los Picos (Segovia), sustituyendo a José María García Moro que había pedido una excelencia para trabajar en América. El paso por la Escuela de la Casa de los Picos, como profesor, le vinculó estrechamente a esta ciudad. Fue una época que recordaba con mucho cariño, y en la que surgieron grandes amistades. Artistas segovianos de gran prestigio que compartieron con él, el entusiasmo por una forma de enseñar y hacer las cosas, al margen de los programas y cánones oficiales, pero cercanos a la realidad de los alumnos y la búsqueda de lo que entendían como imprescindible para su formación como artistas. Con este planteamiento, casi todo era posible, también el acercar a los alumnos de la Escuela, lo que siempre había sido su pasión: los títeres. Así, fue posible la representación en el verano de 1982 el estreno de la última versión de «El Romance de la Condesita» en el patio de la Escuela, con los propios alumnos.

En ese mismo año fundó con Matilde y sus cinco hijas la compañía Peralta del Amo. Se suceden las representaciones y las participaciones en Festivales nacionales e internacionales.

En 1984 deja Segovia por problemas de salud y vuelve en 1985 para participar en la primera edición de Titirimundi.

En el año 1990 recibe la Medalla de Plata al Mérito en las Bellas Artes.

En estos años realiza distintas exposiciones dentro y fuera de España.

En 2008 UNIMA España hace miembros de honor a Francisco y Matilde.

Por su profunda vinculación con Segovia, decide legar su obra al Ayuntamiento de esta ciudad, para que pueda ser expuesta a todo aquel que tenga la inquietud de acercarse al teatro de títeres, a su particular forma de entender este mundo, donde el títere y su concepción están al servicio de la obra, de la música, del movimiento y de la magia del teatro.

En marzo de 2014 se inaugura La Colección de Títeres de Francisco Peralta, en la que quedan expuestas 38 piezas de gran belleza.

En 2016 es nombrado Académico Honorario de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce (Segovia).

Los últimos años los dedica a seguir investigando en nuevas técnicas que perfeccionen el movimiento de la marioneta.

Su formación en la Escuela de Bellas artes de San Fernando, su mirada, la incansable investigación y búsqueda de soluciones y mecanismos que pudieran otorgar a sus marionetas la capacidad de movimiento y expresión que cada montaje necesitaba, han hecho de su obra algo único no solo en España sino a nivel internacional.

Esta búsqueda no se queda en el plano del taller y de la construcción de la marioneta, a la que desde luego dedica mucho tiempo. Para él esto no tenía sentido si se desvinculaba de la representación. Sus marionetas estaban en función de la obra y era esta la que exigía una u otra solución técnica. Estas marionetas con todas estas posibilidades se convierten en un reto absoluto para el manipulador. ¡No las puede mover cualquiera! Exprimir todas sus posibilidades, conseguir fluidez y naturalidad en los movimientos, dotarlas del dramatismo que requiera cada personaje o cada momento, necesita muchas horas de ensayo, tener sentido del movimiento, de cómo este se proyecta en la escena, del resultado estético y de la capacidad de comunicar.

Él decía “la dramaturgia tiene que estar prevista en el acto de creación”, “yo solo intento llevar a mis personajes a la máxima capacidad de expresión y no solo basta con la mecánica”, “cada vez me preocupa más la frescura y a veces hago cosas demasiado complicadas y me digo: ahora vamos a volver a empezar desde el punto cero, para recuperar esa frescura que tenía, que quiero fingir, aunque no sea cierta”

Ver más:

  • Carlos Marquerie (alumno del Colegio de las Nieves y uno de los miembros de la primera compañía de Francisco Peralta) habla de él, en esta entrevista realizada en 2018, como la persona que marcó su vida artística: https://vimeo.com/282350263
  • Video grabado en 2006 por Manuel Román en una exposición en Tolosa: https://youtu.be/_Ovh8sTzdHM