“En aquesta primavera de 2009, ara que pense en tot aquest temps passat, em venen al cap un munt de coses que em recorden el principi de la llum de Lluerna Teatre. N’hi ha una cançó de Lluís Llach que em serveix per a començar, es diu “T’estimo” i aquest és el fet que va empentar i empenta encara, la nostra compañía perquè siga una realitat.”

(Rosa Navarro del libro “Lluerna Teatre. Ara que va vint anys”.)

(“En esta primavera de 2009, ahora que pienso en todo este tiempo pasado, me vienen a la cabeza un montón de cosas que me recuerdan el principio de la luz de Lluerna Teatre. Hay una canción de Lluís Llach que me vale para empezar, se titula “T’estimo” y esta es la razón que alentó y todavía alienta nuestra compañía para que sea una realidad”.)

Efectivamente, amor, estima por el teatro y más concretamente el teatro de títeres, por la lengua y la cultura de nuestro país. Amor y compromiso con nuestro oficio, con la sociedad que nos ha tocado vivir aportando, humildemente, materiales para hacerla mejor, más humana, menos hostil.

Rosa Navarro fue fundadora i creadora de la compañía Lluerna Teatre en 1989 al tiempo que directora y creadora de l’Escola Municipal de Teatre de Meliana, pueblo de L’Horta de València, donde nació el año sesenta del siglo pasado. De formación actoral en 1987 descubre el teatro de títeres al integrarse en la compañía L’Entaulat con la obra “Tirant lo Blanc”, a partir de ese momento, compaginando su actividad profesional como dobladora en la Ràdio Televisió Valenciana (Canal Nou) y como directora y profesora de la antes mencionada EMT de Meliana, desarrolla su trayectoria en el teatro de títeres como intérprete, primero, en L’Entaulat y desde la fundación de Lluerna Teatre como directora, gerente, intérprete, artesana… Resumiendo: como titiritera en una compañía independiente nacida a finales de los años 80 como bien sabemos tantas compañeras y tantos compañeros de oficio, un oficio que engloba múltiples facetas y en el que estás constantemente aprendiendo, constantemente descubriendo y experimentado, un oficio absolutamente fascinante y enriquecedor para aquellas personas comprometidas.

No descubrimos nada poniendo de manifiesto la gran capacidad de trabajo, dedicación, talento, curiosidad y estima por lo que haces que exige este oficio al que Rosa dedicó su vida hasta el último aliento. Oficio en el que fue una maestra.

Como consecuencia de la falta de contrataciones y la demora en los pagos derivada de la anterior crisis puso en funcionamiento el Teatre Lluerna en Benimaclet en el año 2013 sala teatral de barrio desde donde desarrolló una programación principalmente de teatro de títeres. El Teatre Lluerna cerró sus puertas definitivamente en Junio de 2016, dos años después de haber dejado Rosa este mundo. Faltaba ella y sin ella el proyecto no tenía sentido.

Josep-Miquel Beltran (Lluerna Teatre)