Las aventurillas menudillas de un hijillo de puta

El Hijillo, la Tía Barrientos y Frankenstein componen un trío atroz que se mueve en los bajos fondos desarrollando una relación a través del insulto y la grosería más ingeniosa a la par que asquerosa. Este texto es una vuelta de tuerca a la tradición del títere de cachiporra, una divergencia que permite que lo soez aparte a escobazos a la ñoñería para llevarnos irremediablemente a la sagrada y falsa muerte del personaje en el teatro.