Las Noches Autonómicas Titiriteras del Congreso Internacional

Hemos vivido durante casi dos años con las noches autonómicas del Congreso Internacional a vueltas. Surgió la idea, surgieron las dudas, se empezó a trabajar, surgieron más dudas.

Algunas asociaciones federadas declinaron organizarlas desde el principio, por falta de motivación, escasez de estructuras estables, insuficiencias económicas o motivos de cualquier otra índole. Respeto hacia ellas y respeto hacia las que sí se decidieron a organizarlas. Somos un caso único en el mundo, un Centro Nacional de Unima que integra asociaciones en lugar de socios, y el respeto a las decisiones autónomas de esas asociaciones debe ser máximo.

Faltaban pocos días para empezar con las noches autonómicas y surgieron más dudas, un vendaval de emails para controlar la calidad, origen y salubridad de los alimentos que se iban a ofrecer. Un exceso de celo por parte de la autoridad competente, que finalmente se resolvió satisfactoriamente. La presencia de dos personas encargadas de vigilar la corrección en la manipulación de los alimentos resultó en un trabajo mejor y más limpio, y en dos personas más que trabajaron como todas en organizar las mesas.

Las noches autonómicas fueron finalmente uno de los platos fuertes del Congreso. La variedad de propuestas escénicas y gastronómicas fue notable. Pasado el llenazo del comienzo de la primera noche (la novedad, la falta de cansancio de los congresistas, el ágape que se había servido previamente en el TOPIC y que aplazaba el hambre de los asistentes), se llegó a una situación de estabilidad en el número de asistentes. Nunca estaban todos a la vez, unos llegaban más tarde (por cenar) y otros se iban un poco antes (por descansar), pero la mayoría de los congresistas y titiriteros presentes en el Festival pasaban todas las noches por la sede. El patio de butacas estaba lleno casi en todo momento, salvo cuando se dejaba expedito el camino hacia las mesas de la comida, y con círculos de personas alrededor charlando, bebiendo y compartiendo experiencias y amistades.

Cada noche fue diferente, y todas tuvieron sus atractivos. Las Unimas de Euskal Herria, Galicia, Catalunya, Valencia, Aragón, Madrid, Castilla y León y Andalucía, trabajando cada una en su ámbito, con sus perspectivas, capacidades y limitaciones, consiguieron que lo que parecía una entelequia casi dos años atrás: hacer de las noches autonómicas una de las partes más atractivas y dinámicas del Congreso.

El efecto de la organización de las noches no ha sido sólo hacia fuera. Varias de las Unimas que las han organizado han señalado que han supuesto un revulsivo en la actividad de la asociación y que el trabajo compartido ha servido para estrechar las relaciones dentro de la misma.

Sería exhaustivo comentar cada noche por separado. Para más información se pueden consultar los artículos que escribió sobre las mismas Toni Rumbau en su página http://www.titeresante.es Desde este año Unima Federación España es patrocinadora de este portal de títeres.