Lío en la granja

1
Lío en la granja
Idea original: La Baldufa
Autores: Carles Benseny, Enric Blasi,
Emiliano Pardo, Carles Pijuan,
Jordi Purtí, Annaïs Scharf
2
1
En escena hay 3 cajas amontonadas una sobre la otra. Entra
Piñote.
Piñote: ¿Calabacín? ¿Calabacín, dónde estás…? Hoy he quedado
con mi primo Calabacín, para recordar viejos tiempos. Hace tanto
que no nos vemos… Espero que encuentre este lugar porque está
(mira a su alrededor) irreconocible.
Calabacín llega. Pasa entre el público preguntando por la
granja de Bartolo, su abuelo. Cuando se encuentra a Piñote se
saludan efusivamente.
Calabacín: ¡Piñote, cómo has cambiado!
Piñote: ¡Tú no!
Calabacín: Te encuentro de milagro, ¿no habíamos quedado en la
granja del abuelo? (Piñote le indica con un gesto que se
encuentran en el lugar correcto. Mucha incredulidad) ¿¿QUÉ??
¿Es aquí?
Piñote: Sí, han levantado un teatro…
Calabacín: Pero… todo, todo esto, pero todo, eh. Todo esto eran
campos. (Piñote asiente) La casa, (señala en el vacío,
exageradamente emocionado) los árboles…
Piñote: ¿Te acuerdas de los cuentos del abuelo?
Calabacín: Sí, aquel cuento de Caperucita Roja que tenía tres
cerditos que se fueron a recorrer mundo. Para no perderse tiraron
migajas de pan y encontraron siete cabritillas y un lobo que huían
de Blancanieves y los siete enanitos gritando: “¡¡Socorro, socorro!!”
Y como hacía mucho frío, cogieron a Pinocho para hacer una
hoguera y estar calentitos. Entonces empezó a llover y se
escondieron en un pajar con Pulgarcito. Y allí empezó la fiesta y
bailaron todos la conga: La conga de Jalisco… Cansados, se
echaron a dormir. Pero con tan mala suerte que fue una vaca a
comer heno y se tragó a Pulgarcito y a sus amigos. Y la vaca no
paraba de comer heno y empezó a hincharse y a hincharse y a
hincharse. La vaca hinchada como un globo, se tiró un pedo…
3
prrrrrrut! Y todos salieron disparados: Caperucita por aquí, el lobo
por allá y Pulgarcito, huy Pulgarcito, llegó a Murcia. Y colorin
colorado este cuento se ha acabado.
Piñote: No, hombre, no. Qué lío te has hecho. La historia que digo
es la de una vaca… y la de… ¿Qué te parece si se la contamos a
ellos?
Calabacín: Ah, ¡muy bien!
Piñote: Señoras y señores, niños y niñas ¡Lío en la Granja!
Los dos montan el gallinero.
Piñote: Bienvenidos a la granja…
Calabacín: …a la granja…
Calabacín echa paja en la cara de Piñote y éste le esconde.
Piñote: Hace un montón de años en esta granja….
Calabacín: …en la granja…
Vuelve a echar paja en la cara de Piñote y él lo vuelve a
esconder.
Piñote: …como iba diciendo,… aquí hace muchos años, llegó un
cuervo que había hecho un largo viaje buscando un lugar mejor
donde vivir, porque allí donde vivía la comida escaseaba y a
menudo se acostaban con el estómago vacío.
Calabacín (aparece llorando): Qué historia más triste, qué pena
abandonar a tu familia bua buaaa… Piñote, ¿y dónde pasa esta
historia?
Piñote: en la granja.
Calabacín: ¡en la granja!
Calabacín vuelve a echar paja en la cara de Piñote y él lo vuelve
a esconder, ahora definitivamente.
4
Piñote: Mirad, aquí llega: el cuervo. Ha visto la granja de lejos y se
ha dicho: parece un buen sitio para pasar la noche y quizás para
quedarme a vivir. Y aquí lo tenéis: el cuervo. (Lo saluda, el cuervo
se aleja en dirección al público)
Calabacín lleva el cuervo, lo baja entre el público (sale por el
lado derecho del escenario)
Cork: …ñrrrret …ñrrret…
2
Piñote barre. El cuervo juega un poco con él y se va.
Piñote: Buenos días señor cuervo. Bienvenido a la granja. Pero
como estaba cansado de tantas horas de vuelo se fue a dormir
enseguida. (Se oye un ronquido) Y nada le despertó hasta la hora
que canta el gallo.
Piñote: ¡Hasta la hora que canta el gallo!
El gallo sube tranquilamente al árbol por el lado izquierdo del
escenario.
Piñote:¡Hasta la hora que canta el gallo…
Gall: Kiki…
Calabacín se asoma y tose ahogado.
Gall: kikiriquíiiiiiiiiiiii
Piñote: Y como cada mañana…
El gallo se acera a Piñote y le pega un susto. Piñote se agacha
para ver el gallo y este le da un picotazo en la bragueta.
Piñote: Como íbamos diciendo cada mañana en la granja,
dábamos de comer a las gallinas. Titas, titas, titas…
5
El Piñote desaparece tras el gallinero. La gallina pone los
huevos sola (Piñote manipula). Primero lo pone rápido, el
siguiente cuesta más.
Gallina: Éste es el primero y lo cuido con esmero (besuquea el
huevo, y pone el segundo). Éste es el segundo, el mejor del
mundo (pone el tercero) y este es el tercero el que más quiero
El Piñote sale delante y se acerca para tocarlos.
Piñote: Ohhhhh! Oooooh! OooooH! Que huevecitos más bonitos,
uno, dos y tres. ¡Hay!
Gallina: ¡Se mira pero no se toca! (le da un picotazo en la mano)
Ven, te los presento, ¡pero manos quietas! Éste es el primero y lo
cuido con esmero. Éste es el segundo, el mejor del mundo y éste es
el tercero el que más quiero. Éste se parece al padre de pequeño,
éste es igualito a mí. Y éste ha salido a los dos, ¿no te parece?
Piñote: Si usted lo dice…
Gallina: Lo dice el señor cerdo y todos están de acuerdo. Por
cierto, me han dicho que ha llegado un forastero.
Piñote: El cuervo. Ha venido de muy lejos.
Gallina: Sí y dicen que no se le entiende cuando habla.
Piñote: Porque es extranjero.
Gallina: No sé, me da mala espina. Y que conste que yo no tengo
nada contra los de fuera.
Piñote: Venga, no sea criticona.
Gallina: Solo digo…
Piñote: Basta, no me líe. Hasta luego y que pase un buen día (le
cierra la puerta)
Gallina (sale de nuevo): Escucha, ¿quieres decir que este cuervo
no…
6
Piñote: Haga el favor de no enredar… (empuja para cerrar)
Gallina: Ese cuervo me pa… (empuja para salir) ¡Mal educado!
Piñote: Basta, que tengo mucho trabajo (cierra definitivamente la
puerta). Es que en las granjas no puedes parar ni un momento
(estresado): Limpiar las jaulas de los conejos, cambiar la paja de
los caballos, avisar al veterinario si nace un ternero, vigilar las
cabras y las ovejas cuando pastan. El día pasa volando y cuando
llega la noche estás reventado.
Calabacín sale del fondo con un cojín, un peluche y un gorro
de noche.
Calabacín (entre bostezos): Buenas noches.
Calabacín se acuesta.
Piñote (a público): Buenas noches Calabacín
Calabacín: Piñote…
Piñote: ¿Qué?
Calabacín: Buenas noches… (hace saludar al osito de peluche)
Piñote: Buenas noches…
El Piñote manipula el gallo que repite la rutina anterior. Da un
susto a Calabacín que cae al suelo.
Piñote: Buenos días. Una vez más el gallo canta otra vez y
empieza un nuevo día lleno de actividad. (Ya se estresa) Ahora
toca dar de comer a las gallinas. Titas, titas, titas…
Gallina (sale): Buenos días. ¿Quieres ver mis huevos? Los he
empollado toda la noche. Fíjate: el primero…
Piñote: lo cuida con esmero.
Gallina: El segundo…
Piñote: el mejor del mundo.
7
Gallina: Y el tercero…
Piñote: El tercero….¡A ése no lo veo!
Gallina (ataque de pánico): ¿¿¡QUÉÉ!?? ¡¡¡Aaagh!!! ¡¡Sabotaje!!
¡¡Federico!! ¡Han robado un huevo! ¡Han robado un huevo! ¡Han
robado un huevo!
Piñote da una palmada y la acción se para.
Piñote: Esa noche se había esfumado el tercer huevo. (Pausa
suspicaz) ¿Quién era el responsable de la desaparición?
Da otra palmada y se retoma la acción.
Federico: ¿Qué pasa?
Gallina (sigue histérica): ¡¡Nos han robado un huevo!!
Federico: ¿Un desaprensivo sinvergüenza sin sentimientos ni
piedad nos ha robado un huevo? (La gallina asiente) ¡¡Ah!!
¡¿Quién ha sido?!!
Gallina: Aquí nos conocemos todos. Solo puede haber sido un
extraño. Ha sido…
Gallina y Federico (se miran atando cabos): ¡¡EL CUERVO!!
Federico: Si le pillo, que se prepare, maldito cuervo!! ¡Ha sido el
cuervo…
Los dos: ¡¡Ha sido el cuervo!! ¡¡Ha sido el cuervo!!
Esconden los animales y quedan sentados sobre la
escenografía.
Piñote: ¿Había desaparecido el huevo de la gallina?
Calabacín: …¿desaparecido o lo había robado el cuervo?
Piñote: Una pregunta que necesita una respuesta.
8
Calabacín: Una respuesta que necesita una pregunta. (Pausa,
cambio de tono) ¿Vamos a desayunar?
Piñote (lo coge por los hombros, tono épico): Calabacín, ahora
no podemos desayunar, tenemos una misión más importante:
descubrir qué ha pasado con el huevo de la familia gallinero.
Calabacín (nada convencido): ¿Ahora?
Piñote: Sí. Tenemos que encontrar alguna pista.
Piñote y Calabacín se cruzan por detrás de la escenografía,
buscando algo. Llevan una lupa en la mano.
Coreografía.
Los dos (miran por el suelo y recogen una cosa): ¡Aha, he
encontrado una pista!
Piñote: ¡Calabacín!
Calabacín: ¡Piñote!
Piñote: ¡Calabacín!
Calabacín: ¡Piñote!
Piñote: ¡Calabacín!
Se encuentran los dos delante de la escenografía.
Los dos: He encontrado una pista ¿Has encontrado una pista?
Calabacín: ¿Qué pista?
Piñote: Una pista de un corto de vista (con las gafas en la mano)
¿qué pista?
Calabacín: Una pista que apesta (pincha una caca con el palo)
una boñiga.
9
Los dos: eeecs …dos! Dos pistas…
Piñote (demostrando sagacidad): ¡Aha!
Calabacín (ídem): ¡Aha, ahaha!
Piñote: Esto indica que alguien estuvo paseando cerca del corral
de las gallinas, ayer por la noche
Calabacín: Aha, ahahahahah—
Piñote (le da una colleja para desencallarlo): Si descubrimos
quien es el propietario de las gafas y la boñiga…
Calabacín: ¡Aha!
Piñote: sabremos quién robó el huevo.
Calabacín: ¡Ahaha! Si encontramos el propietario de estas gafas y
de este huevo, ahaha, sabremos quien robó la boñiga…
Piñote: Empieza nuestra investigación. Empieza…
Los dos: Lío en la granja.
10
3 Coreografía montaje granja y
esta lo vaca. Recordar montar
tejado antes de montar la parte superior de la puerta y la
escalera. Piñote manipula la vaca.
Vaca: ¡Muuuuu!…¡Muuuuu!…¡Muuuuuu!
Calabacín: ¡Ja!
Vaca: ¡Uy! ¡Vaya susto!
Calabacín: ¡Sht! (hace callar a la vaca) Señora vaca, ¿es suya
esta caca?
Vaca: ¡Snif, snif! (la vaca husmea la boñiga) ¡Oh, sí! ¡Es mía! ¡Es
caca de vaca! (la vaca ríe)
Calabacín: Pues sepa que hemos encontrado esta caca al lado del
corral de las gallinas.
Vaca (incómoda): Yo pasaba por allí y me vino un retorcijón.
Calabacín: ¡Aha, lo admite! Señora vaca, se la acusa de robo.
Vaca: ¿¿Quééé?? Pero si solo fue un retorcijón.
Calabacín: No, señora, es mucho peor. Es el robo del huevo de la
gallina. ¿Dónde lo esconde? ¿En la nariz? (Se lo busca)
Vaca: Yo no he robado nada.
Calabacín: ¿En la boca?
Vaca: Una cosa es un robo y otra muy distinta un retorcijón en la
barriga.
Calabacín: ¿En la barriga? A ver… (Se agacha para mirar
señalando las ubres) Señora vaca, ¿qué esconde en esa bolsa?
Vaca: ¿QUÉ? Esto no es una bolsa… gente de capital! Eso son las
ubres… las tetas. Ahí dentro tengo la leche.
Calabacín: ¡La leche! ¿Qué leche?
11
Vaca: La leche que cada día tomas en el desayuno, tarambana!
Calabacín: Precisamente hoy que no he desayunado.
Vaca: Acércate ¿si quieres…? Te enseñaré a ordeñar.
Coreografía. Calabacín se pone el delantal, coge un cubo y
ordeña la vaca.
Calabacín: Ya está (pone la leche en un recipiente de cristal)
Vaca: Muy bien, lo has hecho muy bien.
Calabacín: Y ahora a desayunar.
Off Piñote (efecto rever): Calabacín, ahora no podemos
desayunar, tenemos una misión más importante: descubrir qué ha
pasado con el huevo.
Calabacín: ¡Es verdad! ¿Y ahora qué hago? ¿Si la vaca no tiene el
huevo, quién lo tiene?
Vaca: Escúchame, yo no tengo nada contra con los recién llegados,
pero…
Calabacín: ¿Qué quiere decir “los recién llegados”?
Vaca: Los que vienen de fuera, ya me entiendes…
Calabacín: ¿Qué quiere decir “los de fuera”?
Vaca: Los que vienen de lejos…
Calabacín: ¿Qué quiere decir “de lejos”?
Vaca (harta): ¡Serás palurdo! ¡¡Quiero decir el CUERVO!!
Calabacín: ¡Aha! ¡Ahaha!
Vaca: La granja es un lugar muy tranquilo y nunca habían robado
nada antes que llegase el cuervo.
12
Calabacín: Sí, la gallina decía lo mismo. Seguro que ha sido el
cuervo. No se preocupe, pillaremos a ese ladrón.
Vaca: ¡Qué tengas suerte y muuuu!
Calabacín ensaya los gestos que explican la historia del
encuentro con la vaca, buscando confusión. Sin nadie a la vista
montan pocilga. Calabacín desaparece y llega Piñote por la
puerta.
4C
erdo: Grrrrrrrr…grrrrrrrrrr…grrrrrrrrr… (roncando)
Piñote llama a la puerta de la pocilga. Se esconde por la
izquierda, el cerdo sube por la derecha, tropieza con la puerta,
después cae al suelo y se va hacia la escalera donde tropieza
otra vez.
Piñote: ¡Escuche, señor cerdo!
Cerdo: Hola, seño gallo (mirando a la derecha, se da con la
cabeza en la puerta).
Piñote: Qué no soy el gallo (de la izquierda pasa a la derecha, e
l’esquerra, el cerdo se gira y se da contra la escalera) ¡Eh…
aquí!
Cerdo: Ay, lo siento, señora vaca. Ya sabe que soy un poco miope.
Piñote: ¡Qué no soc una vaca! Soy Piñote y aquí tengo una pista.
Unas gafas que deben ser de usted, ¿verdad?
Cerdo: Uy, ahora si lo veo claro. Tu no eres una vaca ni un gallo,
eres un… tarambana! ¿Dónde las has encontrado?
Piñote: Las hemos encontrado cerca del gallinero, ¿Qué hacía
usted allí?
Cerdo: Es que soy muy amigo de la familia. Fui a visitar los tres
huevos que han tenido.
13
Piñote: Señor cerdo, lamento mucho tener que darle una mala
noticia. La pasada noche desapareció el tercer huevo de la
gallina…
Cerdo (llora muy trágico): ¡Oh, no! ¡Buaa! ¡Pobre tercero! Era
igualito a su madre! ¡Buaaa! (Piñote vuelve a secarle las
lágrimas. Se suena fuerte) MOOC!
Piñote: Será cerdo…
(Muy dramático)
Cerdo: Piñote, tienes que encontrar al tercero.
Piñote (desanimado): Pero ahora ya no tengo ninguna pista que
seguir.
Cerdo (recordando): Espera, ayer cuando salía del corral tropecé
con algo extraño…
Piñote: ¿Y cómo era?
Cerdo: No lo sé, con el golpe me cayeron las gafas.
Piñote: ¿Y no vio nada?
Cerdo: Era… una sombra.
Piñote: Una sombra. Espere, haremos un retrato robot…
Piñote dibuja un retrato en un gran bloc. Se lo enseña al cerdo
Piñote: ¿Era así?
Cerdo: No, no, así no…
Dibuja otro retrato.
Cerdo: Así tampoco.
Dibuja una silueta ambigua parecida a un cuervo o un gato.
Piñote: ¿Y así?
14
Cerdo: Pues sí, era eso.
Piñote: Muchas gracias, señor cerdo. Ya tenemos una nueva pista
para continuar la investigación. Gracias (se dan la mano)
Cerdo: De nada. Ahora iré a ver la familia gallinero. Seguro que
están muy preocupados.
El cerdo se va. Calabacín sale a escena a través de la puerta
dando un golpe a Piñote que lo deja sentado. Calabacín le
explica la historia de la vaca mediante gestos.
Piñote: ¿Pero qué haces?
Calabacín: La vaca me ha dicho que el culpable es el cuervo,
sígueme.
Piñote: No, estés tan seguro (le enseña el dibujo) El cerdo vio una
sombra sospechosa..
Calabacín (lo ve claro): ¡Pues ahora sí que estoy seguro: ES EL
CUERVO!
Piñote: ¿Por qué?
Calabacín: Está claro. Toma (le da el bloc de dibujo) Mira: el pico,
un ojo, las alas, las patas… ¡el cuervo!
Coreografía del bloc de dibujo, Calabacín se mira el bloc desde
atrás.
Piñote: Espera, espera. Fíjate bien (borra el cuervo y pinta) Si
pintas los ojos, la boca, el bigote, la cola y las patas… ¿Qué ves?
Calabacín: Un gato.
Piñote: Quizás el cuervo no es el culpable.
Calabacín: Tienes razón… pero yo no he visto gatos por aquí.
15
5
Piñote se gira buscando el gato y de repente se oye un
maullido. Calabacín le acusa, se repite la escena pero al revés.
Al final los dos están de cara al público y se oye otro maullido
(3 maullidos gravados en track de sonido). Piñote y Calabacín
se dan la espalda.
Gato: ¡Miau!
Cambio escenográfico.
Piñote: Mira, los gatos están en el tejado
Calabacín: ¿Dónde está?… ¡Ay si te pillo!
Empieza a perseguir al gato (Piñote lo manipula), Calabacín
sube al tejado. Cuando ve el gato, al otro lado de la casa, lo
sigue. El gato asoma por el tejado, después por la parte
superior de las ventanas. Calabacín introduce la cabeza y el
gato le muerde el culo. A continuación coreo de las ventanas.
Después de la persecución Calabacín dibuja una sardina en el
álbum, la arranca y se la enseña al gato. Éste intenta cogerla,
pero Calabacín lo pilla.
Calabacín: Si quieres esta sardina dime dónde está el huevo de
gallina.
Gato: Miau, miau, miau (cambiando de ventana). No te lo diré
porque no lo sé (detrás del tejado).
Calabacín: Y ¿qué tramabas cerca del corral?
Gato: Seguía al ratón despistado para comerlo de un bocado (de la
ventana)
Calabacín: ¿Siempre hablas en verso?
Gato (muy poético): Los gatos de los tejados
Tenemos alma de poeta
Nos gusta mirar las estrellas
Y ver pasar un cometa.
Calabacín: ¡Bravo! Si el ratón en el gallinero ha estado…
16
Gato: Quizás sea él quien lo ha robado.
Calabacín: ¿Sabes dónde puedo encontrarlo?
Gato: Te veo algo inexperto, pero si andas bien despierto, lo
pillarás en el huerto (desde detrás del tejado)
Calabacín: Toma gato, te lo has ganado (el gato se come la
sardina). Verlo comer me abre el apetito (el gato eructa y
desaparece)
Gato: rooooa…
Calabacín: ¡Qué poeta! (recapitula)
Piñote acerca el árbol tumbado
Piñote: ¿No? ¿Entonces quien lo ha robado? (sube encima del
módulo)
Calabacín: No lo sé, quizás lo sepa el ratón.
Piñote: ¿Y dónde lo podemos encontrar?
Calabacín: Aquí al lado, en el huerto… Vaya, ahora llueve…
6
Después empieza a perseguir al ratón por detrás de las
zanahorias. Primero arranca la zanahoria de la punta, luego la
cebolla y por último la lechuga. Piñote hurga en los agujeros.
Aparece la oveja.
Oveja (le da en el culo): Maldito cuervo, maldito ladrón…
Piñote: Yo no soy el cuervo, soy Piñote.
Oveja: Estabas robando las verduras del huerto.
Piñote: Lo siento, ha sido… un accidente. Solo buscaba el ratón
para hacerle una pregunta.
17
Oveja (cotilla): ¿Ah, sí? ¿Tienes una pregunta? (Piñote asiente)
¿Qué pregunta? Seguro que yo también me sé la respuesta.
Piñote: ¿Usted sabe quién ha robado el huevo de la gallina —
Oveja (interrumpe sin dudar): ¡¡EL CUERVO!!
Piñote: ¿Y cómo lo sabe? (haciéndola retroceder).
Oveja: Me lo han dicho. Lo sabe todo el mundo.
Piñote: Lo sabe todo el mundo… ¿y tiene pruebas para
demostrarlo?
Oveja (como un secreto): Ejem, el cuervo no es de aquí, nació
fuera…
Piñote: Ya me extrañaba… Señora, oveja ¿estaba usted en el lugar
de los hechos?
Oveja (le cuesta admitirlo): Mmmno…
Piñote: Pues el ratón sí estaba y por eso le busco. Seguro que el
ratón vio algo. (La oveja ha retrocedió casi totalmente)
Oveja: Quizás tengas razón, pero te aviso que el ratón es muy
travieso. Te daré algo que te ayudará a pillarlo. Tienes que ponerle
una trampa (lo dice desde dentro, luego le da un queso).
Piñote: Queso de oveja, muchas gracias. Ahora escóndase
mientras esperamos al ratón.
Oveja: ¿Estoy bien escondida?
Piñote: Sí, escóndase.
Oveja: ¿Estoy bien así?
Piñote: ¡Qué sí! Estése quietecita y no salga.
Oveja: ¿Seguro que no se me ve?
Piñote: ¡Qué no, pesada. Y no vuelva a salir!
18
Piñote se va, entra Calabacín. Ve el queso.
Calabacín: Mmm, un trozo de queso para desayunar. ¡Por fin!
¡Estoy hambriento! (apoya el brazo sobre la repisa como si fuese
una barra de bar, come del queso )
Off Piñote (rever): Calabacín, ahora no podemos desayunar,
tenemos una misión más importante: descubrir qué ha pasado con
el huevo.
Calabacín: Es verdad, estoy buscando al ratón y he encontrado un
queso (piensa) queso… ¡El plato favorito de los ratones! Seguro
que el ratón no está lejos… (Mira a su alrededor y ve la joroba de
la oveja, lo señala) Aha, ahaha, un ratón gigante. (Le salta
encima) ¡Te tengo! ¡Maldito ratón, no te resistas! Seguro que entre
tanto pelo escondes el huevo de la gallina. Pero lo voy a encontrar.
(La esquila) No hay nada. Entonces el ratón no ha robado el huevo
de la gallina.
Oveja: Tarambana, yo no soy el ratón. Soy la oveja.
Calabacín: Lo siento… la he dejado bien esquilada.
Oveja: ¡Este tipo está loco! ¡Este tipo está loco! (Sale de escena
muy molesta)
Calabacín: Ha sido un error: daños colaterales. (Observa la lana y
se la prueba), Me haré un jersey.
Oveja: ¡Sinvergüenza!
Piñote (abre la puerta): ¿Qué es este alboroto?
7L
a oveja sale. Aparece Calabacín, ve el pie de Piñote, cree que
es el ratón y le salta encima. Después de aclarar el error, Piñote
le indica con señas que ha preparado una trampa. Se esconden
los dos y Calabacín pelea duramente con el ratón.
Calabacín: ¡Piñote, ven! ¡El ratón está aquí! ¡El ratón, cógelo!
19
Piñote: ¿Qué pasa? Lo tengo. Mira, mira, lleva una bolsa.
Calabacín: ¡Ja! A ver si dice que eso también son las tetas. Seguro
que esconde el huevo.
Piñote (saca el contenido): Es un diente…
Calabacín: ¿Un diente? ¡Una muela de hipopótamo!
Piñote: Si esto es un diente… este ratón es… el ratoncito Pérez.
Disculpe, señor Pérez, creíamos que era el ladrón. ¿Usted vio algo
aquella noche? (el ratón se escabulle) Señor ratón, no se vaya. (El
ratón vuelve con una pluma en la boca)
Calabacín: ¿Qué lleva en la boca?
Los dos: Gracias, ratón y hasta pronto. Adiós. Se dan la mano y el
ratón se va.
Piñote: Una pluma.
Calabacín: Una pista. Una pista del culpable. Han sido… ¡Los
indios! (hace el indio con la pluma)
Piñote: ¡Animal!
Calabacín: Animal… ¿un animal? Claro, ha sido la vaca.
Piñote: No
Calabacín: ¿El cerdo? (Piñote niega) ¿La oveja?
Piñote: No
Calabacín: EE… sí. (Piensa) ¿El gato? (Piñote niega) ¿El ratón?
(Piñote niega. Él asustado) ¿Has sido tú?!
Piñote: ¡¡NO!!
Calabacín (aterrado, casi con lágrimas en los ojos): Entonces,
¿entonces he sido yo? ¿He robado el huevo de la gallina? ¡Buaa!
20
Piñote: ¡NOO! ¡Tu, no, bruto! Aún nos queda un sospechoso.
Calabacín (cambio de tono, suspira): UHF, qué alivio…
Piñote: Un sospechoso con plumas negras como ésta.
Calabacín: ¡No!
Piñote: ¡Sí!
Calabacín: ¡Sí!
Se miran.
Los dos: Ha sido… ¡el CUERVO!
Calabacín: Aha, ahahahahah ¡ha sido el cuervo! ¿Y dónde debe
estar?
Piñote: Sígueme.
Se acercan al nido (el árbol). Piñote manipula al cuervo.
Calabacín: ¡Mira! ¡Mira la cara que pone! ¡Cara de culpable! ¡Te
habrás comido el huevo! ¡Vete! ¡No queremos ladrones en la granja!
¡Fuera de aquí! ¡Venga, fuera!
El cuervo sale volando.
8
Calabacín: ¡Ala, vete! ¡Fuera de aquí! ¡Ladrón más que ladrón!
Aparece el pollito manipulado por Piñote
Pollito (se aclara la voz): Ejes, un momento…
Calabacín: ¿Pero tú quién eres?
Pollito: Soy el tercero.
21
Calabacín: ¿No se te había comido el cuervo? (le toca la barriga,
el pollito le pica el dedo) ¡Ay! Sí que te pareces a tu madre, sí…
Pollito: Mirad lo que pasó en realidad. Estaba con mis tres
hermanos cuando de repente. Empecé a caminar y después
empezó a llover y caí en un río…
Flash back del pollito que cae al río.
Calabacín: ¡El pollito ha caído al río y no sabe nadar! ¡Socorro!
¡Qué alguien lo ayude! ¡Socorro!
El cuervo salva al pollito.
Pollito: Lo veis, el cuervo me salvo la vida. Qué lío os habéis
hecho. No hay ningún ladrón.
Piñote entra en escena.
Calabacín: ¡Uy, me parece que los padres de este pollito deben
estar sufriendo! Mejor si le acompaño a su casa
Piñote: Después de recuperar a su hijito, la familia gallinero decidió
convocar una reunión con el resto de animales.
Mientras uno presenta, el otro interpreta el animal.
Piñote (saca la figura plana del gallo, la gallina y los tres
pollitos): La familia Gallinero llegó primero.
Calabacín (voz gallina): El cuervo es valiente y arrojado y salvo a
nuestro hijo extraviado. Venga Federico, di algo.
Piñote (voz gallo): Kiki… kiki… quiquiriquí… queremos que el
cuervo vuelva a la granja.
Piñote (voz vaca): MUUUUUU ¡Es error muy garrafal pensar que
de fuera viene todo el mal! Tipos geniales y otros detestables, los
hay en todas partes.
Calabacín (saca el puerco): Quien juzga sin pensar, está loco de
atar, porque no es oro todo lo que reluce, y todo forastero errante es
un maleante.
22
Piñote (voz gato): Pensé que era malo y detestable
Pero es un héroe formidable
Y espero por mi honor gatuno
Que no me guarde rencor alguno
Tenemos que conseguir
Que regrese y se quede a vivir
Piñote (saca la figura de la oveja): Y aquí se acerca la oveja
esquilada.
Calabacín (voz oveja): Moraleja: Bien merece una colleja quien
cree todo lo que llega a su oreja.
Piñote: El cuervo no había hecho nada malo. Hagamos que vuelva
a la granja.
Calabacín: Tienes razón, hemos sido unos salvajes. Llamémosle
para que regrese. ¡Señor cuervo!
Los dos: ¡Señor cuervo, vuelva a la granja!
Piñote: Me parece que no nos oye… Niños y niñas, ¿vosotros
queréis que el cuervo vuelva? (El público responde) Pues
llamémosle todos juntos.
Todos: ¡Señor cuervo, vuelva a la ¡Señor cuervo, vuelva a la
granja!
El cuervo regresa volando. Se posa en el tejado y después
sobre el árbol.
Calabacín: Tienes razón. (Al cuervo) Señor cuervo, lo acusé de
robo y usted había salvado la vida del pollito. Fui tan injusto. Le pido
perdón. Yo también quiero que se quede a vivir en la granja.
El cuervo entra a la granja. Piñote saca una figura plana del
cuervo y lo deja fijo.
23
Piñote: Y así se termina el lío del cuento del abuelo. Sabes una
cosa, Calabacín. Siempre he pensado que el abuelo nos contaba
este cuento porque en el fondo era su historia
Calabacín (sorprendido): ¿Quieres decir que el abuelo era un
cuervo?
Piñote: No, hombre, no. Quiero decir que él también llegó a la
granja desde muy lejos y no lo tuvo fácil. Y colorín colorado este
cuento se ha acabado…
Calabacín: Y el que no levante el culo se le quedará pegado, que
yo en diez minutos ya habré desayunado.
Saludan los dos desde la puerta (Calabacín moja un donut en
una taza con café con leche) y se despiden.
FIN